La Piratería en la Cirugía Plástica

La Piratería en la Cirugía Plástica

Este artículo será corto, y seguramente tocará algunas fibras sensibles.

 

Así como en muchas profesiones, en Cirugía Plástica existe la piratería profesional, mejor conocida como “intrusismo”.

 

¿Qué es el intrusismo? El intrusismo es cuando alguien que no está preparado ni capacitado para hacer una labor, la hace igual, sin considerar las consecuencias. Por ejemplo, si usted va a construir su casa… ¿Quién es la persona adecuada para asegurar que se haga bien: un albañil o un ingeniero civil? Seguramente su albañil podrá levantar las paredes, pero si no interviene un ingeniero civil, corre el riesgo de que su casa descienda y… ¿Qué cree que hará su albañil?, ¿Podrá resolver el problema? Lo más probable es que no.

 

Esto mismo sucede en Cirugía Plástica y Medicina Estética. Procedimientos considerados “menores” como la inyección de sustancias de relleno, DEBEN ser colocados por un Cirujano Plástico. Intervenciones quirúrgicas también consideradas como “menores” como extracción de Bolsas de Bichat, cirugía de nariz, etc. TIENEN que ser hechas por un Cirujano Plástico. Tener conocimientos de medicina no es sinónimo de capaz para ejecutar cirugías de la especialidad. Es como si yo, un cirujano plástico, decida a partir de hoy, hacer cirugías al corazón.

 

No permita que quien no tenga esta preparación (desde peluqueros, cosmiatras, hasta médicos sin especialidad o con otra especialidad) intervenga en su búsqueda por mejorar su aspecto físico y su vida. Usted no quiere sufrir las consecuencias de un procedimiento mal ejecutado, que pueden ir desde infecciones, parálisis faciales, necrosis, amputaciones o inclusive la muerte.

 

Su cuerpo y su vida vale mucho, no la ponga en las manos de cualquiera que le ofrezca “bajarle las estrellas” a un precio increíble. Piense: ¿Cuánto vale su pierna derecha?, ¿Cuánto vale que su rostro no esté paralizado?…

 

Nos unimos a El Colegio Médico de Valencia

 

Decida con inteligencia.

 

Saludos cordiales,

 

Dr. Roni Luna



Abrir chat