Toxina Botulínica mal colocada ¿Cuáles son los riesgos?

Toxina Botulínica mal colocada ¿Cuáles son los riesgos?

Pues si, aunque hoy en día la colocación de Toxina Botulínica (más conocida por la marca comercial Botox), es algo relativamente común, no quiere decir que sea algo que se le puede encargar a quien no ha estudiado para hacerlo bien. Sepa que no cualquiera está preparado para colocar una aguja en su cuerpo e inyectar una sustancia paralizante. Detrás de cada aplicación hay un conocimiento anatómico muy profundo, que no sólo asegurará un buen resultado, sino que no tenga repercusiones que pudieran resultar graves, e incluso, permanentes. Eso sin mencionar, la dilusión del insumo. Pero esto será el tema de otro artículo.

 

Antes de seguir, para quienes aún no conocen qué es la Toxina Botulínica, es una sustancia que, en estética, se utiliza para paralizar de forma temporal un grupo muscular específico. El fin, es lograr que la persona “arrugue” menos cierta zona del cuerpo (generalmente la cara) y genere arrugas nuevas o profundice arrugas ya presentes. Esto favorece la imagen de lozanía y rostro fresco.

 

¿Qué sea algo “común” quiere decir que cualquier persona lo puede aplicar?, ciertamente NO. “Un agujita nomás”, dicen quienes no conocen o piensan que “nada malo puede pasar”. Pues si, cosas malas pueden pasar. Entre ellas, el maltrato de un nervio facial, que puede causar la tan temida parálisis.

 

Hay malos resultados más beniales, entre ellos está las famosas “cejas de malo”. Sucede que un mala colocación en la frente, puede causar que la zona media y final de las cejas se eleven de tal manera que pareciera que la persona está enojada, o darle un aspecto de tensión y malhumor.

 

Otro caso, que resulta siendo sumamente clásico, es el efecto “rostro plástico”. Esto es causa de la sobre-aplicación o la paralización de grupos musculares errados, lo que causa que la persona pierda o vea reducidas sus gesticulaciones naturales.

 

La ventaja, entre todo, es que la paralizacón muscular es temporal, pero si usted sufrió alguno de los ejemplos que mencioné, sabrá que tuvo que resistir unos buenos 4 o 5 meses hasta que los efectos se hayan desvanecido, mientras que más de uno de comentó sobre “algo” en su rostro.

 

Recuerde, no se deje aplicar Toxina Botulínica por alguien que no tenga la especialidad de Cirujano Plástico. No ponga en riesgo su salud.

 

Saludos cordiales,

Dr. Roni Luna



Abrir chat